Biografía


Demasiadas ganas de vivir hicieron que me adelantara y en las navidades de 1980 ya estaba dando vueltas por el mundo.

Mitad de un lado, mitad del otro, mi vida jamás conoció estancia única, mi niñez osciló entre Buenos Aires y Tierra del fuego, al sur, muy al sur.

Puedo decir que con siete años di mis primeros pasos por segunda vez en la vida, un accidente de tráfico fue la causa y desde que volví a poner los pies en el suelo no me detuve más.

Cuando la adolescencia apogeaba empecé a encariñarme con las letras, poco a poco me fui animando a escribir versos y así descubrí la magia de la poesía.

En la temprana juventud me dediqué a exponer mi trabajo, la suerte quiso que mi talento se viera reflejado en forma de premio pues finalicé segundo en un certamen literario.

Mi afán de trotamundos incansable me llevó a atravesar el atlántico y en la España de 2006 autopubliqué Equilibrium, una especie de recorrido por lo más destacable de mi historia en verso y prosa.

Tres años más tarde Ilusiones (Ek 2.0) llegó al mundo para demostrar que aun me quedaban ideas por explotar, nuevamente seguí el camino online de la autopublicación.

No conforme con lo que estaba haciendo descubrí la redacción y me ocupé de explotarla. Fue por aquella época cuando la teconología empezó a encariñárseme y me animé remezclar canciones y también a hacer aplicaciones; si mal no recuerdo, fui yo quien desarrolló el tema oficial del Club Social Deportivo Merlo, un equipo de fútbol que por aquella época militaba en la segunda división argentina.

La sumatoria de tanta experiencia me animó a dar el salto a la profesionalidad en las letras y así fue como en el ocaso de 2013 amanecía Le Mie Parole, mi tercer gran obra escrita; para esta ocasión tuve la suerte de haber contado con la colaboración del artista plástico y músico argentino Semilla Bucciarelli en el diseño de la portada.

Tiempo después decidí que una parte de mi vida merecía ser compartida, por lo que comencé a ofrecer y brindar talleres y ponencias para personas con discapacidad; entendí que aceptar, integrar y superar una discapacidad es algo fundamental para llevar adelante una vida feliz. Creo en la plena integración como paso previo a la igualdad, sé que es posible, lo vivo todos los días.

Siempre en activo, sigo elaborando diferentes tipos de proyectos artísticos que algún día verán la luz.

Este soy yo, gracias por leerme.

Así soy yo, gracias por conocerme.